¿En qué consiste una endodoncia?

Una endodoncia es un tratamiento que se conoce vulgarmente como “matar el nervio“. Consiste en la extirpación del paquete vásculo-nervioso que se encuentra en el interior del diente y es el causante del dolor dentario

Por medio de unos instrumentos especiales se limpia el interior del diente dejándolo libre de infección. Cada diente tiene en su interior una red de vasos que se distribuyen dentro del diente formando una red de conductos. La endodoncia pretende limpiar cada conducto y dejar el diente apto para su posterior restauración.

 

¿Cuándo y por qué se lleva a cabo una endodoncia?

Se realiza en casos de pulpitis agudas y crónicas irreversibles como tratamiento paliativo del dolor y también en casos preventivos, cuando se prevé que el tratamiento restaurador por sí sólo no asegurará la buena salud del diente en cuestión.

La gran mayoría de las endodoncias se llevan a cabo por caries extensas, que alcanzan el nervio y se produce un fuerte dolor. En otras ocasiones se realizan en dientes con afectación pulpar crónica, es decir, dientes en los que el nervio ya se ha perdido por una infección (necrosis) pero que no duele. En estos casos, a veces se produce una fístula, es decir, un pequeño bulto que sale de vez en cuando a unos 10 mm. por encima de la corona del diente afectado.

 

¿Es doloroso realizarse una endodoncia?

El tratamiento de endodoncia se hace bajo anestesia local. El paciente no siente dolor alguno durante el tratamiento. Solamente en algunos casos, al pasarse el efecto de la anestesia se refiere una ligera sensación de molestia en la zona, que se pasa a los 4 o 5 días. Para reducir estas leves molestias se receten analgésicos y antinflamatorios.

¿Te gustó la información? Compártela!

Comenta este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionados